Materiales Educativos Gratis

Materiales Educativos Gratis

lunes, 30 de julio de 2018

La importancia de la pre lectura y pre escritura.



La importancia de la pre lectura y pre escritura.
Ambos procesos son previos a la lectura y la escritura convencional, por tanto, si no se lleva a cabo de forma adecuada y por pasos, las siguientes etapas serán más complicadas de sobrellevar.
En primer lugar, la pre escritura se entiende como todos aquellos trazos, garabatos y líneas sin significado real, que el niño realiza de forma previa a la escritura de letras, palabras…, que sí tienen sentido completo en el lenguaje.
Es en la educación infantil donde el niño empieza a trabajar la motricidad fina, el ritmo, la lateralidad, control corporal, etc., aspectos básicos para la maduración motriz y perceptiva en la adquisición del aprendizaje de una escritura adecuada y efectiva. Por tanto, es muy importante que los maestros estén muy atentos en dicha etapa educativa, y derivar a un profesional, a aquellos niños que puedan presentar alguna dificultad de motricidad o asimilación
En muchas ocasiones, la mala adquisición del aprendizaje de la escritura da lugar a distintas dificultades en los procesos escritores que deben ser corregidos y tratados. Por ejemplo, cuando existe una falta de planificación, problemas en los procesos sintácticos o en la recuperación de los procesos léxicos, estas dificultades pueden dar lugar a digrafías superficiales o fonológicas y profundas.

En segundo lugar, la pre lectura, en este caso, debemos entenderla como aquella primera fase por la cual los niños van asimilando y aprendiendo la conversión grafema-fonema. Dicho de otro modo, el niño asocia un símbolo ( letra, sílaba…) con un sonido.
Esta primera fase es primordial ya que de ella dependerá el posterior desarrollo del proceso lector en el niño. En un primer momento parece una tarea fácil el hecho de que un niño aprenda a asimilar la forma de una letra o la formación de una sílaba con un sonido determinado, no obstante, en muchos casos este hecho se ve dificultado por otros hándicaps. A veces, en esta fase de aprendizaje inicial de la lectura florecen algunas dificultades específicas del aprendizaje como la dislexia o un trastorno específico de la lectura (TEL). Además, suelen adherirse otras dificultades, como una lectura vacilante y sin fluidez pudiendo dar lugar a una comprensión lectora pobre o inexistente que, en algunos casos, son muy profundas.

Ambos aprendizajes, tanto la pre lectura como la pre escritura, son esenciales para el desarrollo del proceso lecto escritor de un niño en su vida. A veces, las distintas dificultades en dicho proceso de lectoescritura hace que se menoscabe en la autoestima del niño, ya que se sienten que no llegan donde deberían y, en muchas ocasiones, aun esforzándose mucho no lo consiguen, siendo una tarea bastante ardua e incluso frustrante. Por este motivo, lo más importante en estas primeras fases es la observación del proceso y el desarrollo del niño en ambas tareas y, en el caso, de vislumbrar algún tipo de  dificultad específica, poder solventarla con rapidez para que no desemboque en problemas mucho más graves.